POR UNA UNIVERSIDAD INCLUSIVA, INTEGRADA, SIEMPRE EN AVANCE

 

Varias  razones  y  hechos  determinaron que postergara hasta hoy la presentación de estas ideas y  propuestas  sobre  la política universitaria    a    impulsar    en    los    próximos    cuatro    años en    la    Universidad de    la    República (Udelar).    
Entre esos    hechos,  está la resolución negativa del CDC a la solicitud presentada por el orden docente para  crear   una  comisión    que    estudiara mecanismos para  habilitar  el mayor número  de candidaturas   en  as  próximas     elecciones.  Consideré, entonces,  que un escenario sin competencia electoral no  era expresión de la democracia  universitaria  y  del pluralismo de  ideas presentes en nuestra comunidad.    
Por  eso  mismo tomé la  decisión personal de solicitar la  expedición del título de Licenciado en Filosofía, según la ordenanza    de    la    Universidad    que ampara  situaciones  de estudios  no  concluidos  por  razones  de persecución política  y  exilio  durante la dictadura. Poseer titulación —como     es     bien     sabido— es una de la  condiciones establecidas  por la  Ley  Orgánica para  ser rector.  Entendí,    también, que antes de que  se aprobaraesa solicitud nodebía  adelantar     públicamente  ninguna    propuesta   de candidatura. Y  dicho trámite recién  concluyó  positivamente el martes    15    de    julio.    
Por     último,  estoy convencido de que un  programa debe ser abierto en sus contenidos y  colectivo en su  elaboración:  no debe ser  exclusivamente lo  que  piensa un candidato.  Por eso mismo he  intentado escuchar,     leer  y consultar al mayor número posible de personas y  grupos antes de presentar    esta    propuesta    inicial, intercambios que continuaremos con    el    objetivo    de enriquecerla y    ampliarla con    el    aporte    de    todos.


1. ALGUNOS    CRITERIOS    GENERALES A    TENER    EN    CUENTA


Trataremos de desarrollar las  transformaciones  institucionales ya resueltas colectivamente; evaluar  andando los     aspectos que se presentan críticos; corregir constructivamente cuando sea necesario e innovar en las tareas por   venir
Asegurar la continuidad de las  políticas institucionales en  la Universidad. En los diferentescontextos, algunos muy críticos, por  los que atravesaron el país y el continente  en  las  últimas dos  décadas, la Universidad desarrolló   políticas orientadas a su transformación institucional, que abarcan ya varios rectorados. Ahora quisiéramos continuar y actualizar lo mejor de esas políticas  para sedimentar definitivamente  el  proceso de renovación  emprendido por la Udelar desde  tiempo atrás. Detenerse sería  retroceder.
Actualizar  los acuerdos colectivos  sobre  los  cambios. Las transformaciones en  la Universidad y sus ritmos han  sido  más fruto de la conducción colectivaque producto dela acción de quienes ocasionalmente ocupan las mayores responsabilidades en  la institución.  El libre intercambio sobre ideas y propuestas, el debate público, las    negociaciones y los acuerdos, se plasman finalmenteen votaciones  y decisiones que involucran a los órdenes  y  a  los servicios. Por eso  mismo, lejos  estamos de  personalizar  resultados   o  críticas  en  tanto  esas  políticas son     reflejo  de acuerdos institucionales estables alcanzados en la Universidad y plasmados en las decisiones  adoptadas   por la  Asamblea  General del Claustro, el Consejo Directivo Central y también  por los claustros  y  consejos  de     las  facultades. En  el  próximo  período  nos proponemos  renovar  y actualizar los consensos sobre  las grandes     políticas universitarias, reforzando la  participación, discusión  y apoyos a  nivel de los servicios y  colectivos.
Elaboración   de un  plan estratégico de desarrollo. La próxima elección rectoral coincidirá con las elecciones  nacionales y con el  recambio de autoridades en  el  país. El  rumbo estratégico que  definamos para los próximos   cuatro años —y  la consiguiente  solicitud  presupuestal—, no puede ser un  empezar de nuevo sino tratar de otorgar  seguridades —dentro y fuera de la Universidad— sobre  los objetivos  que  se propone alcanzar  la principal     institución pública  de enseñanza  superior  del país. Por  eso  nos comprometemos  a trabajar para  el  logro de  un plan de  desarrollo  a  largo  plazo  que contemple la  realización plena  de  las funciones  universitarias  y losintereses del país, de sus estudiantes,docentes y funcionarios.


2. PRINCIPIOS    A    DEFENDER


Autonomía  y  cogobierno universitarios. Nuestro  total  compromiso  con el  principio  de  autonomía nos  obliga  también a ser responsables en su ejercicio, ante la socieda y  sus representantes. Sostenemos la plena vigencia  del cogobierno universitario  y del fomento  de la  participación  democrática; la  defensa de  una  educación  laica, de  la libertad de cátedra  y  del pluralismo  de  ideas  y  de  opiniones; y  la gratuidad  de la  enseñanza superior como     garantía del cumplimiento del derecho  al  libre acceso a la educación.  
La educación como derecho humano fundamental  y  bien público social. La generalización de la educación terciaria y universitaria  constituye un objetivo democratizador del país, inclusivo de las diferencias entre individuos,  respetuoso  de  la pluralidad social, tolerante con  los valores y  creencias  de  los  uruguayos, sostén de la    
integración  territorial y  del desarrollo  en su  sentido más amplio, superador de las desigualdades  del acceso,    apropiación  y uso del conocimiento superior por parte de personas que  nacieron con iguales derechos y necesitan     iguales oportunidades  para realizarse plenamente.
Nuestra misión como  institución  superior  de educación generadora de conocimiento de calidad. Reforzar  el papel de la  Universidad como actor político comprometido con  el  desarrollo  del país implica cumplir eficazmente su  objetivo principal  como institución  de  educación superior que concentra el mayor volumen de  la producción científica  y de recursos humanos calificado ydedicados en el país,  comprometida socialmente. Debemos  seguir  garantizando  lageneración de conocimiento científico —en ciencias  sociales, humanas, exactas, naturales— y artístico, de    calidad, original  y creativo. Nuestra agenda  de investigaciones  debe seguir  fomentando la creación libre de conocimientos por parte de nuestros  investigadores al  tiempo que  busca acuerdos con  contrapartes  estatales, organizaciones  sociales  y  sindicales los  aportesuniversitarios  sobre los temas del desarrollo  sustentable del país, los cambios del  modelo  productivo  tradicional, los problemas sociales,  educativos  y  culturales  de    nuestra modernidad,  en la  búsqueda de soluciones  que redunden  en la mayor  felicidad  de nuestra  población. Seguiremos    buscando  mecanismos  para introducir  en  la agenda  de  investigación  universitaria los problemas  más   apremiantes  para  nuestra  sociedad, articulando oferta  y demanda  de conocimientos  a partir  de un  proceso    de   largo  aliento,íntimamente  asociado a  las  características de  nuestro país y de su tiempo histórico.  
Universidad y acuerdo nacional sobre educación. La  voluntad política de  la Universidad estará decididamente   orientada a mantener la confianza y a propiciar  el diálogo y las iniciativas  que conlleve al  logro de un gran     acuerdo nacional  sobre  educación. La  centralidad  de  los temas  y de los  problemas  educativos  y la preocupación   de  la  opinión  pública  por  los  jóvenes no admiten  demora  en la concreción de un amplio  consenso  que de  ninguna  manera puede  quedar reducido  a  las autoridades  y a los  representantes político-partidarios, sino  que debe incorporar  a las    instituciones   educativas,    al  movimiento  sindical,   a  los  gremios   de  la  enseñanza y  a  las  organizaciones  de la sociedad  civil.
Educación y desarrollo  con equidad. Los  países que han logrado  un  desarrollo sustentable con  equidad lo  alcanzaron luego de varias  décadas de  fuerte inversión en  educación y del incremento  de personas  con    educación terciaria y  superior. Para alcanzar ese objetivo, el  Estado tiene  que  jugar  un mayor  papel en  el   fortalecimiento  y en la transformación de la educación pública en el Uruguay. También  la  Universidad,desde su   autonomía  abierta  al   diálogo y  a la colaboración, debe ser un actor privilegiado en el proceso de lograr desarrollo  con equidad.  


3. LAS    TRES DIMENSIONES  DEL TRABAJO A  AVANZAR


A  continuación agruparemos  en  tres dimensiones  de   trabajo los   distintos objetivos  y    tareas  que  contiene la presente   propuesta:     1)  Universidad     inclusiva,     2)  Universidad   cooperante,    3)  Universidad    integrada.  

 
1) UNIVERSIDAD    INCLUSIVA
Que   nadie se  quede  sin estudiar.  El  gran  desafío  del  presente  es lograr que ninguna  persona quede  fuera   del sistema  educativo. Debemos asegurar la educación como un proceso  continuo  y de  calidad  durante  toda la  vida  y  en todo el territorio  de la  República, facilitando así el  ingreso,  la  permanencia  y la continuidad  de los  estudios  y la titulación  de los estudiantes en plazos  razonables. Para el  logro de estos objetivo resulta fundamental   atender   el   fenómeno  de  la  masividad mediante  una  batería  diversificada  de  instrumentos y la   evaluación de  sus  resultados,  buscando una mayor  personalización  de la atención  a  losalumnos,  tránsitos  flexibles entre servicios universitarios  y   al  interior del sistema  de  enseñanza  pública,  reconocimientos  de  tramos  de  estudios,  alternativas  de  reinserción para  la  culminación de ciclos  y  la acreditación de  saberes adquiridos en la experiencia  laboral y en estudios  no formales.
Articulación estudio-trabajo.  El trabajo y el estudio  deben  ser  complementarios  y estar fecundamente articulados  como forma de dignificar  a  las personas  y  de  asegurar su  libertad y su  plena  realización.  Existen grandes  potencialidades  educativas  en  el trabajo  que  deben  reconocerse  curricularmente, así como incorporar    conocimientos  califica la actividad laboral  y agrega valor a  sus resultados. En una Universidad donde la mayoría de  los  estudiantes  trabaja, se deben implementar  las más  variadas  formas de apoyo institucional para fortalecer  el vínculo educativo  y  la calidad y  la continuidad  de los aprendizajes.    
Universidad  latinoamericana y derechos  humanos.  Nuestra tradición  universitaria  es  de  compromiso social y de integración continental de pueblos y  naciones; de defensa  de la libertad y de los  derechos de las personas;  solidaria  con  las iniciativas  que aseguren  la paz; y contraria a toda forma de discriminación, segregación por motivos  de  género,  orientación sexual, discapacidad, etnia, credo o  edad. En lo inmediato, reafirmamos  nuestro compromiso institucional  y  ciudadano  por el no a la baja de  la edad de imputabilidad a plebiscitarse en el próximo mes de octubre.
2) UNIVERSIDAD    COOPERANTE
Construcción del  sistema  nacional  de educación  terciaria  pública  y rol  de la Universidad.  Por ley se  estableció la  creación  del Sistema  Nacional  de  Educación Terciaria  Pública  y  el carácter  preceptivo de  la coordinación entre sus  partes  integrantes  (Universidad,  ANEP,  MEC,  ahora  también  la Utec  y,  posiblemente a  la brevedad,  la Uned).  En  ese proceso, reafirmamos como Universidad  una  cooperación  institucional  en pie  de igualdad, sin reivindicar ningún estatus  superior  ni  monopolio alguno. En  ese camino se han construido  los ámbitos  de  la   coordinación en que  participamos   (comisión  coordinadora   del     sistema,  comisión  mixta ANEP-Udelar, Comisión Académica  de  Posgrado Mixta,  entre otros).  También se ha avanzado  en  diferentes  niveles     institucionales  de  cooperación   que  debemos  profundizar a  futuro:  tecnólogos  compartidos, diplomas  y maestrías  conjuntas,  programas  regionales  de  estudios  terciarios, sedes. Un poco  más  rezagada  está la    cooperación   en  materia   de   grado   y  programas   de  interfase (aunque  ya  existe alguna  experiencia  como   el  título conjunto  con  Formación  Docente en  educación  física).  Existe  una  dimensión  menos  visible  y más    difícil  de la cooperación que  se  relaciona  con  las  diversas  tradiciones e historias  institucionales de los  organismos  y colectivos  que  interactúan cotidianamente  dentro  del sistema. No  bastan leyes, ámbitos, programas y presupuestos compartidos,    
Hay  que   construir   una auténtica cultura de la cooperación. En  ese  sentido,  adquiere mucha importancia  el  proceso  mismo  de cooperación —no  solo sus  resultados finales— y las  actitudes de las personas que interactúan cotidianamente, sean  autoridades, docentes o estudiantes.
País  productivo  y  entramado social. La voluntad cooperante de  la Universidad  no se reduce  solo a la  construcción del  Sistema Nacional  de  Educación   Pública, sino  que  se  concreta a través de infinidad  de convenios  con diversos  organismos públicos  y privados,  sindicales, sociales y  populares, y   a   través  de  la  participación  de  delegados  de la  Universidad en  múltiples  organismos  y agencias. La  Universidad  continuará involucrada  en  este trabajo conjunto con  el gobierno nacional,  con  el  movimiento  de los    trabajadores    organizados,  con  el   empresariado nacional y  con  las organizaciones  de  la sociedad civil, a través  del logro de acuerdos,  del desarrollo  de convenios, de cursos  de formación  y  de  agenda  nacional  de  investigación, que  atiendan a  resolver tanto  las  necesidades    de  un desarrollo  productivo    independiente   como del  desarrollo humano.
La combinación  de las experiencias  logradas por la Comisión  Social  Consultiva   para  la  planificación  estratégica   de  la cooperación  y  de  los actuales  programas  conjuntos  con  empresas  estatales  y  con la  central obrera   para la definición de  agenda, son caminos  transitados  y a continuar.    


3) UNIVERSIDAD    INTEGRADA
La  propuesta  de  Universidad  integrada se  despliega en  tres niveles  interrelacionados:    
a)    integración  de  las tres funciones; b)    integración    territorial; c) integración  académica.
a)   Integración de     las     funciones.

La  integralidad   es  un   concepto y  una práctica instituciona  compleja, que se  propone  renovar el  vínculo y  el ejercicio  de las tres funciones   universitarias,  articulándolas  y    conectándolas entre  sí, no  siempre de la  misma forma o bajo un único formato. Al  tener en cuenta la especificidad de  las áreas de conocimiento,  los desarrollos disciplinarios  y  la vinculación  de  la institución con  el  medio,  las  funciones  de investigación,  enseñanza  y   extensión universitarias, se  desarrollarán  de  forma  más enriquecedora  si  se  las  piensa interconectadas que  si se  las  considera  de  forma insular. La  integración  de  funciones  incide  también   en  la  definición  del  modelo  y  de  los  fines de  la  Universidad, así   como  en   el encare  de las  prácticas  docentes   y  estudiantiles, en   las  formas  de la  evaluación  del desempeño y  en la relación  entre los  servicios y con  el  medio  social.    
Función de investigación. En  esta  función  se  han  logrado  los mayores  acuerdos, asegurandopolíticas estables,  principalmente a  través  de  la  ejemplar  labor de la Comisión Sectorial de  Investigación  Científica. Estas  políticas deben mantenerse  y redoblarse  con sus correspondientes  presupuestos.  El  objetivo de  la  investigación  en  la    
Universidad  sigue   siendo la  creación  de  conocimientos  de  alta calidad en  todas  las áreas  y formas de   producción, así   como  generar capacidades  en  los servicios con menor  desarrollo de  la investigación. Seguiremos   avanzando en el  respeto a la  pluralidad  de  objetos disciplinarios   y  de  metodologías específicas, dimensiones     originales de  la  creación  cultural  y  artística  en  la  Universidad. Un  rasgo  distintivo  de este  proceso  ha    
sido  la  promoción  de proyectos  de  libre agenda (individuales  y  colectivos), proyectos  con  contrapartes  de los sectores estatal y   privado y  de  organizaciones  sociales, así como proyectos de iniciación y de  apoyo a estudiantes. También  lo ha sido  el  fomento  de  la  interdisciplina  a  través  del  Espacio  Interdisciplinario. Hemos  aumentado    
significativamente el número  de  docentes en  régimen  de dedicación total  en los 6 últimos años hasta llegar  a    mil, y nos proponemos mantener   esa  tendencia para   duplicar  en  el nuevo período a  dos mil docentes,  configurando grupos  de  mayor  o  menor dimensión  en  los  distintos  servicios  universitarios. Tenemos que perfeccionar  el  sistema de evaluación  universitaria   de  la investigación con   base en  el  documento  aprobado por el CDC,  buscando  la  calidad  sustantiva  y  sin  caer  en  la medición  de  resultados con una  forma exclusiva  y  excluyente, así  como  estudiar  la  mejor articulación  con  los  demás sistemas  de  evaluación  del     país, para  buscar  la  racionalización de  esfuerzos.  Se pondrá énfasis  en la incorporación  de todos  los docentes a la investigación, apoyando los programas  de fortalecimiento institucional  de investigación  de  calidad en los servicios y en las  áreas  menos  desarrolladas.    
Debemos  ampliar el relacionamiento  con contrapartes diversas  a  través  de programas similares  a los creados en   años  recientes —como ANCAP-Udelar, PIT-CNT-Udelar, Centro de Extensionismo Industrial—, que nos permitan expandir la investigación  de  calidad, democratizar la  demanda  y  renovar  la  agenda  académica. Es  necesario  crear una diversidad  de  centros de investigación  en torno a problemas de relevancia  nacional e  instalar laboratorios  en predios universitarios.    
Función de  Enseñanza. El triple  desafío consiste en ampliar  y generalizar la cobertura  de  ingreso a la enseñanza pública  en su  nivel  superior; brindar mejores  condiciones   de  enseñanza  superior a los que ya están estudiando,  y  en aumentar el número de egresados en  todo el país. En el cumplimiento de esos objetivos debemos alcanzar los  mejores  niveles en la enseñanza de  grado y posgrado y  en la  calidad   de los aprendizajes. Por otra parte, los  logros  en las políticas  de  gratuidad  y de libre  acceso  nos  plantean  urgentes  desafíos a resolver: la masividad,  la despersonalización  de la  relación  de enseñanza, los niveles desiguales  de preparación en el ingreso,  la desvinculación  temprana  de  los  estudios, la motivación  de  nuestros  docentes, los problemas locativos. ¿Es   posible  conjugar el  incremento  del  ingreso con altos  niveles de aprendizaje? La  Universidad  está tratando de dar una espuesta  positiva en  decidida oposición a  los  modelos academicistas,  elitistas o  de universidad-empresa.    
Una de las más  importantes medidas  adoptadas fue la aprobación de la nueva Ordenanza de Estudio Grado. Ahora debemos  seguir   avanzando en su comprensión por todos los involucrados, en la puesta  en funcionamiento del  sistema  único  de bedelías y en la mejora de la  gestión de la enseñanza, en la  diversificación de las modalidades  presenciales y semipresenciales, en  la  ampliación de nuestra capacidad locativa  y  su accesibilidad, así como en  seguir apoyando a los estudiantes  que ingresan a la  Udelar,  a través de diversos  programas de interconexión,  de  tutorías y de  respaldo al aprendizaje. En este  sentido, resulta fundamental la colaboración con  la ANEP vinculada a  la  interfase  bachillerato-universidad,  aún pendiente. Un gran  avance en una Universidad  de  estudiantes trabajadores  es  el reconocimiento de saberes  y experiencias laborales y son las alternativas para facilitar la culminación de los estudios  preuniversitarios y su continuidad en la Universidad. Tendremos que formular una  demanda presupuestal convincente que asegure fondos específicos para la implementación  de los nuevos planes de estudio y para la correspondiente estructura docente y el aumento  de su carga horaria. Debemos fomentar la articulación  inteligente de las modalidades de enseñanza formal y no formal y garantizar la educación permanente.
Función  de Extensión.  La función de extensión universitaria es parte constitutiva de la pluralidad de formas de  producción y uso socialmente  valioso del conocimiento  de calidad, así como de la diversidad de formas de relacionamiento de la institución con la sociedad. Representa una tradición en nuestra  Universidad desde mediados    de  los años cincuenta, una reivindicación de los estudiantes de distintas generaciones y  un diferencial que nos vincula a la mejor  tradición universitaria latinoamericana.    
Continuaremos mejorando la calidad de la extensión y de  las  actividades en el medio, y promoveremos su evaluación integral, al igual que en el caso de  las otras dos funciones. Partimos  de la premisa de que  la extensión se apoya  en   la experiencia de  investigación y en el  dominio  de los contenidos disciplinarios en materia de enseñanza por cada   docente. La extensión contiene un aporte formativo para los estudiantes en relación con los contenidos curriculares   específicos, adquirido desde el compromiso y lasensibilidad social, a través de una experiencia de trabajo  cooperativo, en terreno, con diversos  actores sociales y populares. El abordaje de problemas  complejos desde un conocimiento específico o interdisciplinario  es  parte de la riqueza de hacer extensión vinculada a la investigación. La  incorporación de la extensión a los nuevos planes  de estudio —su curricularización— desafía la creatividad docente ante diversidades disciplinarias que obligan también a diversificar las experiencias y  formas  de  la extensión. Tal desafío solo puede encararse y resolverse a partir del  convencimiento y del involucramiento del cuerpo docente, de  los estudiantes y de los funcionarios.  Por ello mismo resulta  importante  el intercambio de ideas, así como la  promoción de la socialización  de las prácticas y los problemas, su sistematización y su  superación. Proponemos —retomando     la  reciente  propuesta  de Pablo Carlevaro—acordar con las instituciones de  enseñanza primaria y secundaria que  los docentes  universitarios puedan aportar a la formación  de estudiantes, profesores, maestros y  educadores sociales.    
b) Universidad integrada territorialmente. El objetivo de generalizar la enseñanza terciaria y universitaria en  el  país e incorporar más  jóvenes a la educación tiene una escala territorial imprescindible para su cumplimiento,     siendo  la  Universidad protagonista en la superación de la inequidad en el acceso a la educación  superior por    
razones  geográficas. Nadie puede  dudar  de los  logros alcanzados en materia  de descentralización y de   regionalización, que trascienden a la misma Universidad en tanto son  objetivos compartidos  por el país, contandcon   el apoyo activo  de las comunidades  y autoridades locales. Si bien este  proceso  tiene sus antecedentes  tempranos (estaciones  experimentales, Regional Norte, Casas  de la Universidad), contamos con tres centros universitarios     regionales  (Cenur) con sedes propias, con carreras completas y sus tramos, con ciclos iniciales optativos, con  la radicación de funcionarios, docentes y grupos  de investigación con alta carga horaria, y con la constitución  de   unidades asociadas con  facultades. La  distribución desigual de los recursos  presupuestales  asignados por el     Parlamento alimenta un malestar interno y una falsa oposición: crecer  en  el interior a costa del estancamiento en la capital. El problema debería plantearse positivamente y  justificar una demanda presupuesta futura que asegure  un   desarrollo armónico en toda la República, sin falsas oposiciones, ya que los éxitos en el interior  tienen su sustento   académico y de recursos humanos  en los  servicios  de referencia en Montevideo. Visto desde la perspectiva de la    
investigación,este proceso ha enriquecido el tejido científico nacional con cerca de  60 grupos de investigación y más  de 230 cargos  de alta dedicación.  El desarrolloreciente  en el interior muestra  que cuando el país responde a una     demanda fundada de la Universidad,ella cumple. La evaluación de este proceso ha estado presente en informes de     la Comisión Coordinadora del Interior (CCI) y  en discusiones en los organismos centrales (recientemente en la  AGC), con foco en los  procesos de cambio más que en los resultados inmediatos, e incluso el escaso tiempo de implementación  transcurrido desde  que se aprobaron. En una nueva perspectiva, se requerirá fortalecer las  capacidades institucionales  de atención y conducción de tales desarrollos  complejos y desiguales, teniendo en cuenta la superación de los problemas de gestión y  de  administración y la  puesta en  funcionamiento  de los órganos de cogobierno. Seguiremos impulsando  la coordinación  del  sistema público de enseñanza, los programas conjuntos  y  complementarios con la Utec y  la ANEP (carreras y docentes, campus conjuntos, programas  regionales),en la búsqueda  de resolver  también en forma  compartida asuntos presupuestales,  locativos y  de transporte. Mantendremos el objetivo estratégico  ya  definido para los próximos cuatro años de completar gradualmente el proceso de instalación de los centros universitarios en las cinco regiones del país.
c) Integración de las estructuras académicas.  Uno  de los temas pendientes es  la reforma de la Ley   Orgánica. Tras varios años de discusión, un borrador de articulado  terminado, importantes acuerdos alcanzados y algunos  desacuerdos también, el tema no  ha concretado. Nuestra voluntad es retomarlo en este período para actualizar    internamente aquellos acuerdos y tratar de seguir avanzando para superar los  desacuerdos. Deberíamos diferenciar y separar en ese proceso de discusión, por un lado, los aspectos programáticos y de principios con  alto consenso (autonomía,cogobierno, libertad de cátedra, artículo 2, entre otros), y, porel otro, los aspectos de la estructura organizativa y de los ámbitos de decisión política en los que deberemos  centrarnos  por la complejidad de las nuevas situaciones no contempladas por la  ley y la normativa vigentes: facultades que no tienen derecho a voto, nuevos servicios creados que deben incorporarse a los órganos de dirección,centros universitarios regionales, consejos  delegados, áreas de conocimiento interservicios, programas, estructuras docentes dependientes  de comisiones y oficinas centrales, participación orgánica de los funcionarios, así como otros  asuntos: posgrados, SNEP y descentralización. Debemos considerar responsablemente que la reforma de la ley y la aprobación de su articulado  final  son decisiones que no residen en  los órganos universitarios sino en el Parlamento. En este sentido, la fortaleza  de  la Universidad para una eventual negociación serán sus acuerdos  internos,  la reafirmación de la mutua confianza  con el sistema político y las garantías respecto a la inviolabilidad de los principios identitarios  de la autonomía y del cogobierno universitarios. De todas maneras,como ya se ha hecho, avanzaremos lo más que podamos dentro del respeto a la  normativa vigente en dirección  a  la mayor democracia, participación y toma de decisiones colectivas, enmendando la injusticia de los servicios que hoy no votan.
4) ALGUNOS    OBJETIVOS    TRANSVERSALES
En materia presupuestal. La Universidad ha tenido un  desarrollo muy  significativo en los últimos  años y ha    estado   acompañado por  partidas presupuestales importantes.    
Pero este desarrollo  ha mantenido fuertes  desigualdades entre los programas  (principalmente el fortalecimiento     académico de  los  servicios en  Montevideo). A  la vez, el crecimiento  generó nuevos  problemas  y necesidades     costosas en distintos niveles (atención al crecimiento del estudiantado, creación  de cargos  docentes y de    
funcionarios,  mejoras edilicias, de  laboratorios, de  informática), que han de ser encaradas en el próximo período como  condición para que  la institución no se estanque.  Por otra parte, la propia coordinación  entre entes del    sistema público de educación ha generado un espacio  presupuestal específico y compartido, escasamente dotado de fondos propios. Finalmente, los recursos que el país asigna, por ejemplo,a ciencia y tecnología  o a becas, son comparativamente inferiores  a los de otros países  e inciden directamente  en el quehacer  científico  y en los    apoyos  económicos  a estudiantes universitarios.  El punto departida del presupuesto a solicitar es el 6% del    
PBI para la educación. Debemos  esforzarnos por presentar una  solicitud presupuestal que, además de los  programas específicos, incluya un plan de desarrollo  estratégico de la Universidad a partir de una construcción más integrada e interrelacionada entre programas  y balanceada entre    necesidades centrales  y de  los servicios, institutos  y  áreas, en Montevideo y en el interior. Situación salarial,   creación d cargos, fomento  de la alta dedicación, fondos  incrementales para implementar los  nuevos planes  de estudio y el nuevo estatuto del personal docente, financiamiento  de  posgrados, evaluación institucional y autoevaluación, parecen  ser  algunas de las prioridades del próximo  período, así como  asegurar aquellos rubros que nos permitieron el  crecimiento actual (por ejemlo, el desarrollo en el interior y el  plan de obras amediano  y  largo plazo).  También  debemos  estudiar  la presentación  de  incisos presupuestales conjuntos con  la ANEP y  la Utec (carreras, campus, infraestructura común, locales). Plantearemos  a las autoridades llegar al 1%  del  PBI para ciencia, tecnología e  innovación. Estudiaremos propuestas viables  para su  presentación  a  las autoridades públicas, orientadas a la generación de empleos calificados, por ejemplo, en ámbitos  técnicos y científicos de  los entes, o mediante la creación de  nuevos  centros  públicos  de  investigación, buscando la    inserción  de nuestros egresados  calificados y evitando su emigración. Mantendremos la transparencia en la  ejecución presupuestal cumpliendo con la rendición social de cuentas periódica a la sociedad y a  sus representantes.
Programa  de  posgrados. Mucho hemos  avanzado —y debemos  seguir  haciéndolo— en la concreción de una    política sostenida de posgrados en sus diferentes niveles (diplomas, maestrías, doctorados), vinculada a la formación  y a la  investigación  de grado y en actividades de educación  permanente, involucrando  a  los  servicios  y a las áreas  de conocimiento. En el mediano  plazo, debemos  tender al diseño de un  verdadero  programa de  estudios  de posgrado en la Udelar con su financiamiento propio y estructura  administrativa  específica. El   programa debe generalizarse  y  asegurar que la mayor parte de nuestros docentes  tenga la oportunidad  de  cursar   sus  estudios   en   el país.  Para  ello,  resulta  fundamental  seguir  incrementando  el  fondo de  becas  para cursar y concluir los estudios  de  posgrado. Se impulsará  la participación de  los estudiantes  en las comisiones   académicas de posgrado. Resulta muy auspiciosa la implementación de los diplomas y maestrías organizados  junto con la ANEP y el Consejo de  Formación  en Educación. Actualmente, está  a  estudio la aprobación  de  un doctorado  en  educación. Múltiples convenios y vínculos con contrapartes extranjeras colaboran con la generación de condiciones para la movilidad docente y estudiantil en materia de posgrados en el exterior; ello deberia incrementarse.
Mejora de la gestión, formación de funcionarios y negociación colectiva. Resulta necesario acelerar el proceso  de     implementación de los sistemas informatizados e  integrados  de mejora de la gestión,con la incorporación  efectiva de oficinas  centrales, servicios y áreas, en la  capital y en el  interior, asegurando  la formación calificada de los  funcionarios a cargo. La anterior es una condición  imprescindible para la viabilidad de las reformas académicas  y  organizativas. Los  trayectos  flexibles y la movilidad  estudiantil podrán concretarse si  existe  una correspondiente eficacia administrativa, de gestión y comunicacional. La mejora se  relaciona también con  la diversidad de formatos  organizativos  de nuestra  institución y con la complejidad de  la toma de decisiones en distintos  ámbitos —centrales (CDC, consejos delegados), consejos  de  facultades, comisiones  y áreas, así  como en los Cenur—. Debemos  continuar con  la  reestructuración  de la carrera  funcional  y  promover una política de  retención  de  recursos  humanos  calificados ante la constante pérdida de estos por falta de incentivos  y de mejoras salariales. Hemos  avanzado en el fortalecimiento de las instancias  de  formación  y capacitación  de los  funcionarios no docentes de la Udelar (Tecnicatura  en Gestión Universitaria, Instituto  de Formación  y  Capacitación,  maestría). Uno de los desafíos y aprendizajes  centrales  del nuevo período se  relacionará con la complementariedad de los ámbitos de cogobierno y de negociación  colectiva, con participación activa de los funcionarios y de sus gremiales   representativas. Debemos  mejorar los ámbitos  de planificación universitaria, de recopilación y de sistematización de información calificada y de datos estadísticos, con el objetivo de perfeccionar la gestión y el sistema de toma de   decisiones.   

Dignificación  del papel docente.  La  participación crítica y el  involucramiento activo de los docentes en  las transformaciones  universitarias es fundamental para seguir avanzando y para determinar las nuevas  orientaciones y  los ritmos del cambio. La dignificación del  papel docente pasa por la mejora  salarial  y  de las condiciones    
laborales, por la continuidad de su  formación en el posgrado, por la mayor dedicación  horaria y  el  acceso a la   dedicación total, por la opción de radicación  en el interior, por la creación  de cargos para absorber una parte de los   numerosos docentes contratados,  por la formación en  enseñanza, por los apoyos administrativos en las  tareas  de   gestión  académica y  por  proyectos de  investigación  y  convenios, así   como  la  difusión  y  popularización de   sus resultados. Podríamos resumir la línea principal de acción  en el  próximo  período: carrera docente e  implementación del nuevo Estatuto del Personal  Docente.
Becas  y  Servicio Central de Bienestar  Universitario.  Debemos  continuar  el proceso de reestructura del SCBU, principalmente  en las áreas de salud, de becas y de comedores, pero también en la promoción  de una política más juvenil que estudiantil vinculada a la promoción del arte, de  la  cultura y del deporte entre los miles de estudiantes universitarios. Un objetivo central es seguir aumentando el número y el monto de las becas  que favorezcan  la situación de los jóvenes que estudian y trabajan.  Para esto, resulta fundamental consolidar una política coordinada  con el Fondo de Solidaridad. En  ese sentido, la existencia  de un  sistema nacional de becas podría racionalizar  la dispersión de esfuerzos existentes en  el presente entre distintos organismos estatales  y de educación. Pensamos que fortalecer los apoyos a estudiantes  con  discapacidad, sostener los programas  de atención a  la salud  mental y  mejora  de las condiciones laborales, debe ser  una tarea a priorizar  en el período.    
Hospital   de Clínicas  y  Sistema  Integrado  de  Salud. El Hospital de  Clínicas es un referente nacional y regional tanto como prestador de servicios de atención gratuita a la  salud de la población cuanto como institución tradiciona de práctica  docente y  de formación  de  estudiantes  y  profesionales universitarios en  medicina y en  áreas  afines.    
En consulta con todas  las partes involucradas  (Facultad de Medicina, comisión  directiva, docentes,  estudiantes y     funcionarios) y  contrapartes  estatales  (ASSE, MSP)  debemos continuar elcomplejo proceso de reestructura ya  iniciado, que lo fortalezca finalmente como hospital universitario, abordando entre otros temas la completa    
integración del Hospital  de Clínicas al SNIS, la mejora de la gestión, la readecuación del edificio y de las  condiciones  laborales,los incentivos salariales y la carrera funcional del personal de enfermería, administrativo y de servicios   que permita la mayor  retención de  los recursos  humanos, la obtención de fondos extrapresupuestales.
Internacionalización de la educación superior. Se trata de incrementar la participación  y  los acuerdos de cooperación  y movilidad de  la  Universidad que se extienden  a  la  región y a otros bloques internacionales  como, por  ejemplo,   en la experiencia pionera  lograda  en  la  Asociación de  Universidades  del Grupo Montevideo, la acreditación  Arcusur para carreras radicadas  en varias  facultades, la cooperación  con el Mercosur  y  el  aporte a la  construcción del espacio latinoamericano de educación superior, bajo los objetivos de  la  preservación de  la  educación como un bien público y  social y del  acortamiento de  las desigualdades en la generación, apropiación y   uso de  conocimiento en el mundo actual.
Álvaro    Rico
16    de    julio    de    2014

La casa de apuestas deportivas Bet365 ofrece a sus nuevos usuarios españoles un Bono de Bienvenida del 100% del primer ingreso que realicen, con un máximo de 100 € Al , realiza en tu nueva cuenta un ingreso mínimo de 10 € y tendrás derecho a un bonus del 100% de esa cantidad, hasta un máximo de 100 €.